Ángel Montoya
Últimas noticias

25 ene. 2013

Home » , , » El Abu Blanco sobrevuela las líneas de Nazca

El Abu Blanco sobrevuela las líneas de Nazca

Confieso que me costó renunciar a mi viaje de lobo solitario cuando hablé con Alejandro y le ofrecí que se viniese a Perú, aunque como alma gemela que es, me dije que no debería de ser tan difícil. Confieso que cuando apareció con Camila sin yo saberlo, la idea de ser tres en lugar de dos me rechinó un poco bastante pero ya que el Guionista lo había dispuesto así, ya era tarde para echarme atrás…bendita decisión.


Os confieso también que este viaje ha sido extrañamente equilibrado. Por culpa del pirata Felipe de motoandes.com y su putadón con las motos, tuvimos que alquilar un coche y turnarnos con la moto.  Como yo era más madrugador que Alejandro y Camila, normalmente salía de ruta tempranito y ellos me iban pillando a lo largo del viaje, por lo general ya llegando al destino. Esto significó que las horas de moto sí eran de lobo solitario, parando donde quería, disfrutando de los paisanos que encontraba, del lenguaje del mar y del ruido de los camiones a voluntad…y al mismo tiempo sabiendo que cuando llegase al hotelucho de turno, tendría alguien con quien compartir los avatares de la jornada y tomar mi premio helado en forma de cervezas.

A quién no le apetece parar a echar una foto en un sitio así?


Camila resultó ser una excelente compañera de viaje. Inteligente, gran piloto, sexy, aventurera y con mucho dolor en su corazón que cura a base de besos, sonrisas y espiritualidad vitalista. Cuidó solita de su madre durante años hasta que finalmente se fue, dejándola sola y con un sinfín de problemas familiares. Trabaja como productora de cine, es una ciudadana del Mundo y extremadamente lista. Habla un excelente inglés que aprendió en menos de un año viviendo en Londres y se defendía en portugués. ¡Una perla, que diría mi abuela!. 


Camila, la princesa de este viaje

El Dakar tuvo 2 etapas en Pisco y como la ciudad no ofrecía mucho, aprovechamos la 2ª para adelantarnos a la siguiente meta y visitar un lugar con el que sueño desde crío: Nazca. Una consecuencia de tener un padre adicto al Círculo de Lectores y con un pasado algo esotérico (aunque lo niegue hasta la muerte), es que en tu habitación infantil te encuentras un montón de libros olvidados de los 70 hablando de OVNIS, la Atlántida, eslabones perdidos, Quintos Evangelios (Dan Brown no hizo sino refreir un montón de libros setenteros con la teoría del Santo Grial) y antiguas civilizaciones fundadas por extraños semidioses del espacio. Estos libros siempre fueron mejor opción de lectura que la lista de los Reyes Godos o los verbos irregulares ingleses, así que entre tocamiento y tocamiento me bebí esta literatura allá por los 14 años…y Nazca siempre fue la princesa de mis anhelos ufológicos.


El Colibrí


 La llegada a Nazca es triunfal. Se baja de un pequeño puerto que se abre al desierto y desde donde ya se adivina que aquellas manchas en la tierra no son naturales. La organización del Dakar protegió toda la zona para que ni los pilotos ni el convoy entrasen en la zona sagrada donde están las líneas. ¿Y de qué carajo está hablando este hombre? – preguntaréis algunos. Pues de las Archimisteriosas Líneas de Nazca: figuras gigantescas construidas por los indígenas hace miles de años que representan complejas formas y que no son visibles desde el suelo, apenas desde el cielo. Dibujaron con sus simples medios enormes aves, colibríes, monos, garzas, misteriosos hombres con mono y escafandra (tiro-tiro-tiro-tiro)…joder, el paraíso de un buscador de misterios afisionao como yo!!!


Hombres con escafandra que saludan al cielo? Cabezones simplemente? tito-tatí-tatí


 Para poder disfrutarlas hay que coger una avioneta chiquitilla que por 70 dólares las sobrevolará, las comentará y, si no sois listos y os dedicáis a girar la cabeza de un lado a otro, os dará un mareo del carajo del que tardaréis una hora en recuperaros. Fue en plena curación biodramínica que conocimos a Pachaco Félix, un chamán quechua que vive en la carretera del aeropuerto, en medio del parque nacional. Félix es un místico que se casó con una belga, tuvo varios hijos y montó un museo/templo con las momias, cerámica y trilobites que encuentra en las inmediaciones. Esta tierra, nos contó, es un chacra del planeta y como lugar de poder que es ha sido poblado por muchos de pueblos que hicieron infinidad de ofrendas a la Pachamama. Es cierto que abundan las momias y los sacrificios por el gigantesco parque natural y Félix consagró su vida a honrar a sus antepasados y traer equilibrio al mundo actual…esto le costó divorcio y ser tratado por la mayoría como un loco de circo.



Con la chavalada momentos antes al colocón


 Su museo/templo es espectacular y se ve desde la carretera del aeropuerto. Nos contó que tiene permiso del ministerio para exponer los cientos de piezas que allí hay. Las tenía etiquetadas todas aunque la iluminación y el hábitat me temo que no son los mejores. Lo que sí es cierto es que el ambiente invitaba al recogimiento y a la espiritualidad. Félix nos hizo una limpieza de malas energías. El ritual consistió en….espera, si os lo cuento tendría que mataros. Mejor id a Nazca y preguntarle a Félix J.

La momia de arriba era de un criminal. Le cosieron ojos y boca para que no hiciese cosas malas en el otro lado



Félix en pleno ritual con Alejandro


 Supongo que la eficacia del ritual depende mucho de tu nivel de creencia en él, así que en mi caso los efectos fueron moderadamente positivos aunque reconozco que a la parejita les gustó tanto que por la noche quedaron con él para ir a una Huaca secreta a realizar otro ritual. Yo preferí dormir temprano para otro duro día de carretera.


Para diferenciarse, la nobleza inca deformaba los cráneos de sus bebés con tablillas y compresas. El resultado es tan horrible como efectivo


Mucho desasosiego me dio la de esta pobre criaturica. En fin, Maestra Vida


Félix nos dio nombres quechuas a todos. El mío fue Abu Blanco, la gran montaña blanca que domina Nazca (el porqué es secreto). Fue emocionante escuchar su interpretación de las líneas. Nada de extraterrestres en trajes espaciales, son simplemente un recordatorio, un legado de nuestros abuelos de nuestro sitio en el mundo, como el colibrí  que representa la fertilidad.


La entrada al museo. Vale muuuuucho la pena visitarlo


En otra era, toda la cordillera estaba bajo el mar. Nazca es una zona rica en fósiles marinos!


 El próximo post será más Dakariano. Os contaré la paliza que se dieron los pilotos y equipos en una etapa “especial” un tanto atípica y cómo la bella Camila se coló en el campamento. Venga, si os ha gustado dadle al "me gusta" o compartidlo. Gracias!!

Ángel Montoya
http://historiaymotos.blogspot.com.br/
https://www.facebook.com/HistoriayMotos

Share this article :

0 comentaris:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2013. Peregrinos al Rally Dakar: El Abu Blanco sobrevuela las líneas de Nazca . All Rights Reserved
Company Info | Contact us | Privacy policy | Term of use | Widget | Advertise with Us | Site map
Plantilla creada por www.mundoenmoto.com