Ángel Montoya
Últimas noticias

19 jun. 2013

Home » » El Pachatata y la Pachamama nos sonríen

El Pachatata y la Pachamama nos sonríen

El hotel El Búho fue proverbial en este viaje. No sólo resultó una excelente opción de alojamiento sino que además nos puso en contacto con el guía Eliseo, quien fue todo un hallazgo en sí mismo. Eliseo es un indígena de la isla de Taquile, el primero de la isla con estudios universitarios. Eliseo tiene vastos conocimientos históricos y durante algunos años ejerció de Chamán. Hoy dice que no se encuentra lo suficientemente centrado en el mundo místico como para seguir siendo un guía espiritual así que se dedica al turismo y a preparar a otros isleños como él para que sigan la senda del progreso y la globalización. Su sueño es montar su propia empresa.


Nuestro compi Eliseo

Eliseo nos llevó al Sitio Arqueológico de Sillustani, a 25 km de Puno. Es una joya funeraria enclavada en una península y lugar de enterramiento de las élites indígenas durante miles de años. En Sillustani se encuentran pucaras (tumbas) de las 4 principales culturas que dominaron el altiplano y el lago Titicaca desde el 1200 a.C. No hay que ser ni chamán ni indígena para sobrecogerte por este lugar, rodeado de historia y agua. Si además vas a última hora de la tarde y no hay absolutamente nadie visitándolo, las sensaciones y la paz están garantizadas.

Los 3 mosqueteros en el lago que rodea Sillustani

Los oligarcas incas, aymaras y tiwanakos gustaban de enterrarse en lugares de poder como este. En la visita se puede observar como cada cultura evolucionó técnicamente y fue creando enterramientos más elaborados que la anterior. Lo mejor es que las tumbas están a escasos metros las unas de las otras y con unas pequeñas instrucciones dadas por algún entendido, como nuestro cicerone taquil, se disfruta infinitamente conociendo los secretos y detalles que yendo sólo se nos pasarían por alto seguro.

Esta es la tetralogía de culturas que se pueden visitar:
  1. La primera que escogió este poderoso lugar fue la Pucana, allá por el 1200 a.C. Enterraban sus momias en una pequeña fosa protegida con piedras y en posición fetal.
    Eliseo en plan profe y con un palito nos hizo varios gráficos y dibujos
  2. La gran expansión ocurrió con la mítica Tiwanaku (o Tiahuanaco). Eran expertos mineros y metalúrgicos que dominaron la fabricación del bronce (estaño aleado con cobre) y de paso a sus paisanos durante muuuuuchos siglos. Sus tumbas empezaron a ser aéreas, con la momia enterrada y una pequeña estructura redonda de un metro aproximadamente en la superficie. Su reinado llegó hasta el 800 d.C. cuando los pueblos Aymaras los fueron invadiendo poco a poco cual bárbaros a los romanos.
    Enterramiento Tiwanacorrrl!!
  3. Los Aymaras-Collas ocuparon estas tierras trayendo nuevas técnicas, nueva lengua y nuevos rituales. La conquista del otrora poderoso Tiwanaku fue progresiva y lenta, con lo que ambas culturas se integraron y se confundieron. Pese a eso a los mandamucho aymaras les molaba dejar legados megalíticos, enormes y empezaron a hacer enterramientos con grandes construcciones de piedra. No sólo se enterraba al señor muerto sino que lo acompañaban sirvientes, animales, comida y riquezas…es algo así como las obras faraónicas y los aeropuertos fantasma en España: nadie los ha pedido, han costado una fortuna y su principal función es satisfacer el ego de un político.

  4. Allá por el 1450 llegaron los Incas. Con inteligencia y estrategia consiguieron dividir a los Collas haciendo que luchasen entre ellos, ofreciendo alianzas a algunos líderes locales. Muy al estilo de Marco Aurelio o Adriano, consiguieron dominar la región que pasó a llamarse Collasuyo, “la provincia de los Colla”. El quechua pasó a ser la lengua oficial aunque el aymara siguió hablándose hasta hoy en día.
    Construcción Inca semi-destruida
Los Incas revolucionaron la arquitectura. Sus entierros eran de piedras inmensas, perfectamente pulidas con una enorme base maciza en forma de columna fálica tan lisa que se puede pasar la mano por ella durante muchos metros y ninguna esquirla se clavará.

Camila da fe de ello!
Decía mi abuelo que donde las dan las toman y que la venganza se sirve fría (bueno, esto lo decía más mi abuela). Nos cuenta Eliseo, que a estas alturas ya se ha convertido en un amigo, que cuando los aymaras expulsaron a los Tiwukanos, la nobleza huyó secretamente llevándose las mejores armas y los tesoros a las inhóspitas tierras de la cordillera en el Cuzco. Ya lejos de sus enemigos, no les costó imponerse a los indígenas locales y fundar un nuevo reino. Ahora viene lo bueno, los Tiwanakos de alcurnia hablaban Pokina…y adivinad qué lengua hablaba la nobleza Inca. Sí señora: Pokina. Aunque el pueblo hablaba quechua, la aristocracia mantuvo el Pokina como lengua secreta, ritual…y sólo tardaron 600 años en vengarse de los Aymaras!! Esto sí es venganza y no lo de los Lannister!!



Además de las preciosas tumbas hay otras estructuras que llaman poderosamente la atención: las Intiwatanas. Estas son círculos orientados para seguir la trayectoria del sol con un surco en todo su perímetro y una pequeña columna en el centro. Aquí se hacían los sacrificios a la Pachamama y por el siniestro surco circulaba la sangre de las víctimas. La Pachamama podía ser una auténtica madraza-tierra cuando quería pero también tenía sus días de mala leche celosa cuando se la ofendía y la manera de calmarla era mediante sacrificios…ya veis, temperamental que es. Bastante más desconocido es el Yang de la Pachamama: el Pachatata o Padre-Tierra. Nos cuenta Eliseo que Ella representa el lado material, la vida inmediata, el mundo visible mientras que Él corresponde al lado espiritual, iniciático, invisible y que está abandonado en estos días. Según nuestro guía, el indígena antiguo respetaba esa dualidad y buscaba el equilibrio entre femenino y masculino. Con la llegada el monoteísmo se impuso el patriarcado actual y con este llegó el machismo recalcitrante, el sometimiento de la mujer que se sufre tanto por estas tierras. La verdad es que me suena un poco a Arcadia Perdida aunque también me gusta pensar que hubo otra época en hombres y mujeres éramos iguales y el machismo no tenía lugar.




Sea como sea, Sillustani es una deliciosa sorpresa. Aunque ocupe la 37ª posición en la “guía de cosas para ver” de Lonely Planet (manda cojones el ranking) os recomiendo que vayáis a visitar a estos ancestros tan nobles, que libéis algo a la Pachamama y que le dediquéis unos minutos a escuchar lo que os susurra el Pachatata al asomaros al lago desde las alturas. Buen viaje!

Share this article :

0 comentaris:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2013. Peregrinos al Rally Dakar: El Pachatata y la Pachamama nos sonríen . All Rights Reserved
Company Info | Contact us | Privacy policy | Term of use | Widget | Advertise with Us | Site map
Plantilla creada por www.mundoenmoto.com